Algunos libros en internet e ideas sobre cultura



Me fui a Wordpress para no ser tan vigilado por Google/Blogspot, si quieren seguirme estoy en wordpress
.

 
Las Películas en el Blog No Oficial
Selección de programas de radio
Objetivos del Blog.

Firme para que los glaciares sean protegidos!

Más información sobre el veto a la ley que protegía a los glaciares.



  • 100.000 compromisos por la ley Basura Cero en la Ciudad de Buenos Aires


  • Entradas destacadas del blog.

    Archivos con libros para descargar.

    Algunas críticas de cine y lugares en donde podrá descargar algunas películas.


    Sobre Monsanto y la crisis del "campo" y el gobierno argentino.


    Documental sobre "La Noche de los Bastones Largos.


    Hambre de Soja, siguiendo con el desastre que está generando el "campo" en la Argentina.


    HARIRI -Por Julio A.
    martes, 26 de mayo de 2009

    Estoy en el aeropuerto Hariri, en las inmediaciones de Beirut, en el Líbano. Así como me distraigo con la vista en los edificios blancos que suben las laderas de las colinas, maldigo las computadoras portátiles que nos da la compañía. Quiero enviar un correo electrónico a mi esposa pero, detesto escribir en estos teclados sin acentos y lo que me resulta aún más grave, sin la “ñ”. Ya llevo varios intentos de redescubrirla con el antiguo tecleo del ASCII cuando en tiempos antes de Windows, no había tipografía castellana, pero mis resultados son nulos. ¿Alt 36? Y se inscribe: $, no, no es y así sucesivamente, pruebo cifras y combinaciones.

    Resignado, le escribo a mi esposa, un desabrido correo, desprovisto de eñes y de tildes, que salí de Doha, en Qatar y luego de una escala de varias horas en Beirut, viajaré a Roma, donde me quedaré un día, para hacer unas visitas y finalmente llegaré a Buenos Aires el jueves por la mañana.

    Sin ánimos de leer los periódicos y hastiado de la pantalla de la computadora, sólo quedaba escudriñar el paisaje. No tenía el suficiente tiempo para dar un paseo por Beirut y caminar por el interior del aeropuerto carecía de atractivos, ahora que todos los aeropuertos del mundo parecen ser el mismo aeropuerto. Permanecí sentado, paseaba mi vista por las colinas al este de las pistas de aterrizaje. Desde mi lugar no podía ver la ciudad que sabía a corta distancia. La Beirut destrozada por la guerra civil y las invasiones, los bombardeos y los combates casa por casa, edificio por edificio, palaz por plaza. Aun tengo la visión de los edificios descuartizados y las montañas de detritos de cemento y vehículos aplastados o abiertos como latas de sardinas. Me han sugerido volver a la hermosa Beirut, reconstruida para brillar nuevamente. Casi siempre, mis pasos por el sitio, quedan limitados a cortas escalas de viaje, sin tiempo suficiente como para salir del aeropuerto.

    Un hombre se acerca, aparenta ser de mi edad y se sienta en el sillón opuesto al mío. En idioma árabe, me saluda y pide permiso, con amabilidad, de ocupar parte de la mesa baja, que se halla entre ambos sillones. Mecánicamente, le contesto en árabe, en las pocas palabras que puedo utilizar. Por su aspecto puede ser de cualquier lugar del Medio Oriente. Tiene la tez cetrina, el rostro es más bien alargado, la tez cetrina, y los ojos de ese tinte verdoso, como el que vi en los ojos de los bereberes. Lleva el cabello muy corto, una barba rala y corta, y su vestimenta es a la occidental: pantalón oscuro y camisa blanca de algodón puro, exactamente, igual que como yo estoy vestido. De su maletín grande extrajo una computadora portátil exactamente igual que la mía, el mismo color negro mate, la misma marca e idéntico modelo. Al notarlo, me hace un comentario amable con una sonrisa. Me excusé, en inglés, de no entender lo que me quería decir, por no hablar más que unas pocas frases en árabe.

    Mi interlocutor abrió una sonrisa tan impecable, como su acento inglés británico. Me dijo que cuidemos, al irnos, de no llevarnos la computadora equivocada. Sería un desastre para ambos. Como estábamos vestidos igual, bromeé por mi parte, con camisas blancas de algodón egipcio, que no nos confundamos nosotros mismos. Roto el hielo, se presentó: Ahmed al Taha, libanés, dedicado a las actividades bancarias. Al darle mi nombre, argentino y mi profesión en la actividad petrolera. Al escuchar Argentina, hizo un silencio de admiración y mientras yo esperaba escuchar el inevitable “Maradona”, me sorprendió, cuando pronunció: “Borges”, casi con unción y respeto. Agregó que por mi aspecto, contextura, la tez de la piel, el cabello ya encaneciendo y los ojos oscuros, me daban la apariencia de un oriental común.

    Ahmed resultó ser una persona de una cultura vastísima, de modo que las siguientes dos horas fueron de una conversación irrepetible. Ya sentados en el bar, con sendas tazas de té perfumado, al gusto oriental, tratamos desde temas de la actualidad política y económica, hasta los vericuetos de algunos detalles sobre las novelas de Naguib Mahfuz y el camino desde su realismo hasta la fantasía en las novelas finales. Allí recordé su mención sobre la Argentina. Le pregunté sobre Borges y como era que conocía su obra.

    Ahmed había trabajado en la delegación de un banco árabe en Londres, donde el contador era un inglés apasionado por Borges. Este le transmitió la predilección por el escritor ciego, especialmente en “El Aleph”. Hizo Ahmed toda una interpretación del cuento, comparando la letra hebrea que simboliza un punto, con la misma letra del alfabeto árabe, que es un trazo recto, de elevación hacia Dios.

    Como ya se nos hizo tiempo de partir, nos fuimos despidiendo, agradeciendo el tiempo compartido. Le referí que haría una escala en Roma, en mi camino a buenos Aires. Ahmed me dijo que viajaba a Frankfurt y de allí a París. Recordando el inicio de nuestro encuentro cuidamos de no intercambiar las computadoras portátiles.

    Mientras nos despedíamos con un apretón de manos, Ahmed, con una sonrisa irónica, me dice que en realidad, el iba a dejar de ser Ahmed y se transformaría en “Abenjacán el Bojarí”, que viajará a su laberinto.

    La última imagen que tuve fue verlo alejarse con su blanquísima camisa y la maleta en su mano. No entendí que me quiso decir con su nueva identidad como Abenjacán.

    Dos días más tarde, en el aeropuerto de Roma, ya en el avión hacia buenos Aires, leo las noticias en el periódico italiano. En las páginas interiores, un artículo habla de un escándalo en el ámbito bancario de Beirut. El vicepresidente de un banco se había ocultado en un escondite que suponen en el Líbano, luego de ser señalado como el sospechoso de un desfalco de varios millones de dólares. Toda la documentación indicaba que había sido el culpable de la desaparición de ese dinero. En un comunicado enviado desde su escondite, que hizo llegar a la prensa, el sospechoso, Abolhassan Hamadi, contra todas las pruebas y evidencias, declaraba se inocente y que el verdadero culpable era Ahmed Baalbaki. Según el fugado, Ahmed, un funcionario menor del banco, subordinado a Hamadi, fue quien hizo toda la maniobra. No se tenían noticias de Ahmed y se había esfumado de Beirut. La policía sospechaba que podía haber sido secuestrado o asesinado. Tampoco estaba registrada su salida del país.

    Una duda y una certidumbre fue creciendo en mi conciencia: Ahmed al Taha era en realidad Ahmed Baalbaki. Entendí porqué me dijo que iba a ser Abenjacán el Bojarí. Abolhassan, una vez liberado, lo buscaría por todo el mundo para recuperar la fortuna que había hurtado Ahmed. Ahmed, o Abenjacán lo estaría esperando en su laberinto.


    Etiquetas: , ,

    Si encuentran algún enlace a Taringa, pera poder verlos.


    posted by Algo de música y Tal vez otras cosas @ 11:13  
    Si quiere poner un link a esta entrada.
    0 Comments:
    Publicar un comentario
    << Home
     
    Los Documentales en el Blog No Oficial
    Para Evitar ser tan monitoreados por Google y NSA nos fuimos a Wordpress

    Buscador de Libros Gratis en la Web.
    Buscador de música, películas y series de tv gratuitas en la web.


    Las Novedades en el Twitter del Pirata Clandestino


    Para no ser tan espiados por Google, Blogspot y demás, la sigo en Wordpress



    Las películas y libros sugeridas para Obama...
  • Buscador de Cds y Dvds de música y películas gratuitas en la web.

  • El uso de la "web 2.0" por parte de los autores, interesante iniciativa que cuenta con Ursula K. Le Guin entre otros escritores.


  • Si quiere buscar algo en el blog. 

    Nuestra dirección de e-mail:

    Enviolibros#gmail.com

    Reemplace # por @


    Nuestro Libro de Visitas.


    Nuestro Álbum de fotos

    Las "Cajas Misteriosas" de J. J. Abrams, conferencia, con subtítulos en español, del guionista de la serie Lost.

    Ingrese su dirección de correo si quiere recibir un mensaje cada vez que colocamos una entrada nueva en el blog:

    Delivered by FeedBurner

     Si quiere suscribirse en un lector de etiquetas

    En formato xml para suscribirse a un lector de rss.


  • Explicación sobre como usar un lector de RSS (si no tiene idea de qué se trata).
  • Sobre censura y otros intentos en la web.

    Entradas anteriores del blog.
    Archivos con las entradas anteriores del blog.
    Enlaces
    Template by

    Blogger Templates

    BLOGGER



    Las entradas más leídas del blog.


    Las personas que visitaron esta página también visitaron.


    Add to Technorati Favorites
    Blogalaxia

    BlogBlogs.Com.Br